Vinos de Parcela

Casa Castillo se localiza en el altiplano de Jumilla. Sus tierras ocupan la zona umbría de la Sierra del Molar, alzándose en empinadas laderas hasta los 760 metros de altitud. La finca tiene una superficie de 402 hectáreas de las cuales únicamente se dedican al viñedo 150, el resto se destina al cultivo de almendros, olivos y a la conservación de monte y pinar. La variedad autóctona Monastrell ocupa el 80% del viñedo, seguida del 12% de Garnacha y el 8% de Syrah.

Casa Castillo realiza un exhaustivo control del viñedo durante el ciclo vegetativo, aplicando los sistemas de producción integrada en campo y trazabilidad en bodega, además del factor humano y el desarrollo de nuestra propia viticultura, nos permite obtener año tras año las calidades de uvas deseadas. Estas se elaboran respetando el carácter , casta y singularidad de cada parcela. 

El valle, con suelos de carácter arcilloso, y que dan lugar a la gama básica de los vinos de Casa Castillo.
La solana, 12 hectáreas de suelo arenoso en el que resiste una vieja plantación de Monastrell a pie franco y cuyo fruto se elabora por separado para el Casa Castillo Pie Franco.
Las Gravas, 22 ha. de suelo muy pedregoso en las laderas de la montaña que domina la propiedad. Se cultiva principalmente la variedad Monastrell junto con Syrah y Cabernet S. La selección anual de las uvas de estas parcelas dan origen a nuestro vino más mineral, Las Gravas.
Valtosca, 28 ha. Es la transición entre las laderas de gravas y el valle. De suelo francoarenoso cubierto de tosca caliza. Se cultiva en su totalidad la variedad Syrah, con una alta densidad de plantación por ha. , lo que origina un vino maduro y concentrado.