El corcho


EL CORCHO : El corcho es el elemento de unión entre el vino y el exterior, es el filtro y a la vez tapón de lo que ocurre dentro y fuera la botella. Una vez abierto el vino, el corcho nos dice muchas cosas del vino, desde su origen a su evolución.

Muchas bodegas repiten en el corcho los datos del vino y la añada. Esto es la confirmación, de que lo que pone la etiqueta, es lo mismo que hay en la botella.

La cara interior del corcho también nos da información. Al abrir la botella, cuanto más seca y limpia este la pared del corcho, nos indicará que ha hecho bien su papel de aislante. Por lo tanto, cuanto más limpio y sin impurezas este el corcho muchísimo mejor.

No hay que confundir, la cristalización, que aparece normalmente en los tintos, ya que son cristales naturales, creados por los taninos y el paso del tiempo del vino en la botella y no deben de preocuparnos. Algunas bodegas filtran el vino, más por cuestiones comerciales que de otra índole , ya que hay mucha gente que piensa que es un defecto del vino.

Muchas veces hemos oído, "este vino sabe a corcho", debido fundamentalmente a la humedad, mohos y sequedad. El corcho se ve atacado por el vino y los cambios de temperatura, cuanto más mojado este, más fácil que esto ocurra.

Si ocurre en más de una botella, seguramente se deba a la partida de corcho, que no ha sido tratado, y conservan hongos que al final se trasmiten al vino. Las mejores bodegas analizan los corchos cuando los reciben, para asegurarse de que eso no les pasa, y tener la seguridad de que sus vinos e instalaciones están a salvo de esa posible contaminación.

Por todo lo dicho anteriormente, examine el corcho cuando abra su vino, le dará mucha información sobre el mismo.

Ahora muchas bodegas, sobre todo en vinos jóvenes están poniendo los corchos sintéticos,que hacen muy bien su labor de aislante del liquido con el exterior, y que sinceramente son mejor que muchos de los corchos que se les ponían a estos vinos anteriormente.