Tipos de uva-Cabernet Sauvignon

La Cabernet Sauvignon es una de las variedades que goza de más popularidad en todo el mundo. Es la uva insignia del campo francés gracias a su, relativamente, fácil cultivo, propiciado por las recias características de la vid y de su fruto, haciéndola extremadamente resistente.

De esta forma, la variedad Cabernet Sauvignon ha colonizado tierras desde California y Washington, en la costa del Pacífico de Estados Unidos, pasando por casi toda América del Sur, Oriente Próximo y Sudáfrica hasta la región de Coonawarra, en el sur de Australia, donde la uva acentúa sus matices mentolados con notas de eucalipto gracias a las peculiares características del suelo.

En Europa, el cultivo de la uva Cabernet Sauvignon está presente en todas las regiones vinícolas, especialmente en la cuenca Mediterránea, en el valle del Danubio y en las costas del Mar Negro, aunque también se ha tratado de cultivar en zonas con menor tradición de uva tinta como Reino Unido o Alemania mediante invernaderos.

La variedad de uva Cabernet Sauvignon es de grano pequeño, oscuro y crece junto a una hoja verde oscura, de mediano tamaño y velluda al tacto. El racimo es muy pequeño y de forma cónica, formado por uvas de tamaño uniforme cuyo desprendimiento es fácil cuando alcanza su maduración óptima.

Las uvas de la variedad Cabernet Sauvignon son duras y jugosas, están recubiertas de un hollejo azulado, muy oscuro, grueso y con una pulpa levemente coloreada en maduración.

En general, el vino Cabernet Sauvignon se caracteriza por su color oscuro e intenso. Su aroma nos recuerda a grosella, a menta, a hierbas aromáticas y, por supuesto, a sus característicos matices de pimiento verde. En su envejecimiento, destacan notas de chocolate y tabaco que se funden con los aromas propios de la crianza en barricas de roble.