Temperatura de servicio de los vinos

¿A que temperatura debe servirse el vino?

La temperatura del vino a la hora de servirlo, es vital para su degustación, es preferible que el vino este más frío de su temperatura de servicio, ya que puede templarse fácilmente con el ambiente al servirlo en la copa. Sin embargo si está demasiado caliente no será grato al degustarlo, pues aparecerá más grado alcohólico y será más difícil apreciar las cualidades del vino.

Los vinos blancos hay que servirlos fríos, con temperaturas que van de los 6º a 8º, sin embargo algunos vinos blancos con barrica casi es necesario servirlos a temperaturas de los vinos tintos jóvenes.

Así pues, es recomendable buscar la mayor expresión del sabor del vino blanco a través de su aroma y acidez sin que se llegue a enfriar demasiado el vino. Normalmente las bodegas suelen indicar en cada vino la temperatura ideal a la que servir el vino blanco.

Un buen truco para enfriar un vino blanco, es utilizar una cubitera, agua y sal para enfriarlo. Pasar de 20ºC a 8ºC en cubitera puede llevar unos 15 a 30 min.

Los vinos rosados, en general siguen las normas de los vinos blancos en cuanto a temperaturas de servicio.


Los vinos tintos , dada la variedad de ellos, es aconsejable leer las cualidades del vino y las recomendaciones, así como la "hoja de cata" donde se muestra sus principales características. Olvidémonos de la famosa frase de "Se sirven a su temperatura ambiente". Imagínese estar en Toledo a 38º y tomarse el vino a temperatura ambiente Cada vino tiene una temperatura óptima de servicio, que en el caso de los tintos están entre los 14º y 18º

Cuando el vino haya alcanzado su temperatura, se puede utilizar un recipiente aislante especial para los vinos que conserva su temperatura óptima.