Enemigos del vino

Conoce a los principales enemigos que tiene el vino

 La Luz

Posiblemente el enemigo número uno del vino, ya que actúa con gran celeridad frente a otros factores. El hecho de que las botellas esté fabricadas con colores oscuros, no impedirá que los Rayos Uv, concretamente la luz ultravioleta, tengan un efecto oxidativo en el vino. Cierto es que un vidrio de mayor opacidad retrasará el proceso, pero no lo evitará. Las botellas deben permanecer en lugares oscuros, evitando la luz directa.

La Humedad

Este otro enemigo no afecta directamente al vino en sí, sino que lo hace sobre el elemento del cual dependemos indirectamente, el corcho. Una falta de humedad propiciará que el corcho se seque, y un exceso de ésta acabará por deteriorarlo por putrefacción. Un correcto grado de humedad (entre el 65% - 75%) garantizará una correcta conservación del corcho y por ende del vino.

 La Temperatura

Un grado inadecuado de temperatura, es otro de los factores más agresivos para el vino. Bajas temperaturas por debajo de los 10° C o más altas por encima de los 18° C, propiciarán que el vino no evolucione correctamente en la botella, acelerando o retrasando esta correcta evolución. Las temperaturas adecuadas están entre los 12° y 15° C acompañadas estas de una correcta ventilación del lugar de guarda.

Aireación

Atmósferas viciadas, lugares cerrados o de escasa ventilación son ideales para que un vino se nos eche a perder. El vino respira a través del corcho y un ambiente ventilado, con aire renovado y limpio ayudará a que este mantenga su aporte correcto de oxígeno.

 El corcho

Este es el único factor que no podemos controlar directamente, ya que son las bodegas las que seleccionan el tipo y calidad del corcho que usaran para las botellas. La elección de un corcho de buena o mala calidad hará que todo el trabajo de la bodega en la elaboración del vino, se vea deslucido o alabado por la calidad del tapón a usar. Un corcho malo o deteriorado contribuirá a una incorrecta oxigenación, haciendo que el vino no evolucione correctamente o deteriorándolo.

Las vibraciones

Garajes o cocheras apuntan a otro de los no amigos del vino. La vibraciones producidas por motores hacen que el proceso químico que se produce en el interior de la botella se vea alterado. El vino requiere de tranquilidad en este aspecto.