Decantación

DECANTACIÓN

En los vinos, fundamentalmente tintos, el envejecimiento en botella, produce sedimentos derivados entre otros por la precipitación de los taninos.

La decantación no es más que el proceso de separar el vino de esos sedimentos, pasando el vino a una jarra o decantador. Los sedimentos apreciables a la vista, pueden influir en el gusto del vino negativamente. 

También con la oxigenación propia de la decantación, eliminaremos los posibles olores o tufos propios de un vino que ha permanecido largo tiempo en botella. 

Les recomendamos que la botella haya permanecido, al menos 24 horas en posición vertical, para facilitar que los sedimentos estén en el fondo de la botella.

Nuestra recomendación, es que se decanten los vinos no solo si hay sedimentos, con escasa caída de la botella a la jarra ( para que haya menos aireación ) existen en el mercado decantadores y embudos para estos menesteres. De todas formas nosotros preferimos analizar la evolución del vino en la copa.