Queremos evocar emociones elaborando vinos de uvas indígenas, frescos y con nuestra propia interpretación de su carácter y tierra de donde provienen.

Amamos la naturaleza autóctona, la viña cuidada con métodos tradicionales, respetando su naturaleza, para sacar el máximo partido a cada uva, interpretando su carácter y expresividad.

Con más de 20 años de experiencia en el sector, seguimos explorando, buscando el "terroir" perfecto, el alma de una región, esas cepas viejas y la variedad que las hace únicas.

El tiempo que pasamos fuera con nuestros agricultores locales, compartiendo, entendiendo las variedades indígenas, su diversidad y especial complejidad, nos hace disfrutar de lo que hacemos cada día.

El resultado son vinos con identidad única, que no pueden ser hechos en ninguna otra parte del mundo, fuente de emociones, euforia y satisfacción