Gargalo Vinos y Viñedos
Gargalo Vinos y Viñedos

UNA HISTORIA FAMILIAR

Fueron los abuelos, por parte de madre, de Roberto Verino, cultivadores de viñas en la zona de la Ribeira Sacra, quienes engendraron en él la curiosidad por el noble arte de la elaboración del vino.

Entendiendo el vino como un placer para compartir, alrededor de una mesa y de la buena conversación, con amigos, comenzó la historia de Gargalo. El marco del Castillo de Monterrei, fue el elegido para materializar su idea. Rodeado por ocho hectáreas de viñedos con variedades blancas de la zona, como el Godello, Albariño, Dona Branca y Loureira, y tintas como Mencía, Arauxa y Merenzao, se daba origen a un proceso de recuperación de la esencia de la viticultura gallega.

El valle de Monterrei, suponía para Roberto Verino, un potencial reconocido por siglos de tradición vitivinícola, que debía transformarse en un referente para los vinos de calidad gallegos.

Gargalo basa su filosofía de trabajo en la elaboración de vinos de alta calidad, con el carácter de nuestra tierra, con vocación de ser un referente de prestigio dentro del mundo del vino gallego.

La bodega está formada por tres grandes cubos de granito cuyos vértices señalan los puntos cardinales y su forma y textura hace que se integre en el paisaje sin distorsionar el entorno.Equipada con los avances tecnológicos necesarios para elaborar vinos de calidad, sus depósitos se encuentran bajo tierra para facilitar los trasvases de los mostos por gravedad, en época de vendimia, al tiempo que se limita la altura de la bodega por respecto a la majestuosidad del castillo.