Vinos de aldea, viticultura de montaña

En esta tierra la gente se reconoce por la aldea a la que pertenece. Por eso, desde un primer momento, queremos hacer vinos de aldea, vinos de parcela, vinos de paraje... en definitiva vinos de calidad arraigados a su origen, donde se note la mano de cada viticultor, donde la tipicidad del terroir se muestre con la menor intervención posible.

Baldovar 923

2016, Alpuente. Empezamos el viaje, buscamos el lugar ideal para albergar nuestro proyecto, recuperar el cultivo natural de la uva Merseguera. Sabemos que la idea de rehabilitar alguna de esas viejas cooperativas abandonadas daría al proyecto el componente vecinal y participativo que queremos. La aldea de Baldovar nos abre sus puertas, una oferta que no podemos rechazar: resucitar su antigua bodega.

Estamos en casa

Para hacer vino de altura hay que volar muy alto

Hace menos tiempo, algunos arrancaron viñedos de viejas cepas, otras se transformaron a espaldera. Los mayores todavía recuerdan... "todo era viña... aquellos almendros, el cereal de aquí adelante, ese campo labrado de allá..." Pero ni aun así han perdido lo que algunos llaman identidad: altitud, arcilla, piedra, poca agua, frío y las variedades autóctonas Merseguera y Bobal y otra que solo los más ancianos recuerdan, la Torrontés.

Viticultura

Empezamos nuestro reto de producir uva de calidad convirtiendo nuestros viñedos de viñas viejas a viticultura ecológica.

Entendemos que tenemos que aportar a la tierra y a las plantas la vida que la agricultura convencional le había quitado por ello cultivamos sin usar pesticidas ni abonos de síntesis química, solamente tratamos las cepas con azufre en polvo y con un preparado ecológico de cola de caballo, en ambos casos aplicados a mano. No utilizamos tractor en los tratamientos por minimizar la compactación del suelo.
Se labra lo menos posible para mantener la cubierta vegetal espontánea que nos da equilibrio en la diversidad de microorganismos e insectos en el viñedo, además de ayudarnos a controlar el vigor.

Todos los campos los trabajamos nosotros mismos, siguiendo el calendario lunar para las diferentes tareas a realizar.

Enología

Empezamos vinificando la añada 2016 en espacios complicados y sin acondicionar. La ilusión que nos mueve permite sacar nuestra primera añada, tres vinos blancos con los que comprobar el gran potencial del proyecto: UN (Torrontés), DOS (Merseguera) y TRES (Cupage).

Nuestras expectativas eran ciertas. Estamos ante una zona con un gran potencial: variedades autóctonas, terroir particular, altitud como estandarte, uva de calidad, un lugar donde vinificar único.

Nuestra premisa en bodega es la mínima intervención: no usamos levaduras, ni clarificantes, ni enzimas, ni nutrientes, ni productos químicos solamente una pequeña dosis de sulfuroso para evitar oxidaciones y contaminaciones. En los trabajos en bodega también seguimos el calendario lunar desde la entrada de la uva al embotellado.